Baila, baila esta cumbia

Sin importar si tienes un ritmazo o dos pies izquierdos, es momento de que hagas del baile una parte clave de tu rutina.


Cuando pensamos en ejercicio muchas veces las primeras respuestas que vienen a nuestra cabeza son correr 10 kilómetros, ir al gimnasio a cargar pesas, o conseguir una alberca para poder nadar. Sin embargo, a veces se nos olvida que podemos conseguir salud no solo física, sino también mental, bailando. Una actividad que además de ayudarnos a quemar calorías y a expandir nuestra sonrisa en la cara, es muy, muy divertida.


Desde bachata y reggaetón, hasta hip hop o salsa, son pocos los estilos musicales que no pueden bailarse.

Algunos de los beneficios de mover nuestro cuerpo al son de una canción:

-Fortalecimiento de músculos

-Mejora del ritmo cardiaco

-Mejor postura y equilibrio

-Aumenta la flexibilidad y resistencia

-Aprender rutinas es un excelente ejercicio de gimnasia cerebral, retando nuestra memoria y coordinación


Lo mejor de todo esto es, que no necesitas mucho para poder bailar, pues con un par de audífonos y algo de espacio es suficiente. Y gracias a la tecnología y la conectividad que nos da el internet el día de hoy, puedes encontrar clases en línea con maestros de todo el mundo, de todos los ritmos, y de todos los niveles.


Recuerda que además el baile no solo es bueno para el cuerpo y la mente, sino también para la confianza personal, ya que soltarnos y atrevernos a movernos en público requiere cierto valor, y entre mejor nos sintamos con nuestro cuerpo, más seguro nos sentiremos al momento de expresarnos públicamente por medio de un buen bailongo.


Entonces ya sabes, métele ritmo y azuquitar al asunto, pues esta es una forma fácil y divertida de retar al sedentarismo -y claro, impresionar en la próxima boda a la que asistas-.


¡Anímate a mover el esqueleto!

0 comentarios